Promesa de paraíso

Indicaciones de fragilidad, de nostalgia y de catástrofe

El proceso de reanimación de animales silvestres, encontrados como restos, dibuja lo que la memoria recuerda y olvida.

Aparentemente incompleto o imperfecto, el cuerpo se vuelve una estética de lo invisible. El fragmento se vuelve destello y propone un ritmo con el que los hilos van reparando una imagen.

La apariencia de vida se aparta, la forma natural desaparece y a pesar de la importancia concedida a la belleza, podría decirse que la transformación revela la imposibilidad de traer a este mundo (el del arte) los elementos del otro.

La simplicidad es aparente, porque en realidad no hay ningún tipo de naturalidad, sino puro artificio. Resulta inevitable entonces la extraña tensión entre lo rescatado, lo reconstruido y lo perdido:

Sobre la pared se proyecta una imagen. Abraza un zorro, el animal se resbala y ella lo retiene, lo acaricia.

Fotografías de un paisaje naranja esconden pelajes y plumas. Una figura que se recorta sobre el blanco invierno sostiene aves que han caído.

Sobre el suelo, formas inmóviles no se parecen en nada a la quietud.

Se va dibujando, el borde mismo del silencio.

Volver al hábitat

Video en loop

Objetos- instalaciones